Font: El Caparazon del 25 de juliol de 2013.
Accedeix a la notícia original clicant aquí. 

Los de la infografía que os dejo son datos Estadounidenses pero abren una ventana interesante a la apropiación de los Social media por parte de los más jóvenes, aportando datos en muchos casos globalizables. Algunos resultan muy relevantes en cuanto a entender la existencia de lo que aquí hemos denominado el “hiperindividuo” o individuo conectado. Otros resultan tremendamente preocupantes, orientando en cuanto a la educación ética cuya importancia aumenta en época de armas extraordinariamente potentes:

  • Se empieza a ser “consumidor” de medios online sobre los 8 años (aunque a edad mínima es de 13, existen unos 5 millones de usuarios menores de 8), durante unas 11 horas al día entre los 8 y los 18:Entrecomillo el término porque sería más adecuado hablar de “prosumidor”, de culturas participativas (Jenkins). Recordar en este punto la idea que destacábamos en Socionomía: la diversidad de valores, ideas, actitudes, que construye la socialización en el entorno digital vs. una realidad offline que se vive como limitante después. Relacionábamos este fenómeno con la disonancia cognitiva que sienten nuestros jóvenes, acostumbrados desde pequeños a participar online, ante la ausencia de oportunidades para ello en muchas instancias de lo offline.
  • El 88% de los jóvenes valora los social media porque ayudan a mantenerse en contacto con amigos que no se ven a menudo.
  • El 51% de los chicos/as manifiestan haber sido acosados online y el 49% declaran haber sido acosadores. Casi todos han sido testigos alguna vez de este importante fenómeno.Este ultimo aspecto es el que ha provocado esta entrada. Recuerda de nuevo que estamos ante adolescentes con superpoderes, también en cuanto a la posibilidad de convertirse en “supervillanos”. Viven una etapa en la que son extremadamente sensibles a la presión del grupo de iguales, tema que como cualquier otro fenómeno social, aumenta (el acoso aquí puede ocurrir 24 horas al día, en cualquier lugar, por parte de mucha más gente a la vez que antes) en las redes sociables. Trabajar cosas como la empatía, la independencia, la autoestima y otras que podríamos denominar competencias emocionales para la era digital resulta fundamental.